Consejos para salir airoso en una entrevista laboral I

Debido a la gran cantidad de entradas que tiene el blog referentes a todo lo relacionado con el mundo laboral, durante estas próximas semanas intentaremos aclarar ciertos puntos básicos de actitud que te pueden ayudar a salir airoso en una de las situaciones más temidas: el momento de la entrevista.

Para ello hemos conversado con Hakima Castro, responsable de RRHH de Internacional de Marketing, y experta en selección de personal para varias empresas del sector de la educación.

¿La primera impresión es la que cuenta?
Definitivamente la primera impresión es importante en una entrevista de trabajo, pero a la hora de escoger un candidato no es lo único que cuenta. Sí que es verdad que si un candidato da buena impresión a primera vista, tiene muchas más posibilidades de que sea elegido porque la entrevista ya empieza en positivo. Sin embargo, cuando la impresión es negativa la persona debe convencernos en cada pregunta para cambiar nuestra perspectiva.

Cuando llevas años trabajando en recursos humanos y has entrevistado a todo tipo de personas llega un momento en el que sólo te hacen falta 5 minutos para saber quién es un buen candidato o no.

¿En qué te fijas cuando recibes a alguien para entrevistarlo?
En todo. Desde la puntualidad hasta la higiene, cómo saluda, cómo va vestido, cómo se sienta o si sonríe o está serio.

Una vez empieza la entrevista siempre tomo nota de las primeras apreciaciones que tengo: la apariencia, la expresión del rostro, la compostura, la expresión verbal y no verbal, el nivel cultural o las emociones transmitidas.

¿Qué es lo que no tiene que hacer una persona en la entrevista?
– Lo primero es no llegar tarde, pero tampoco demasiado pronto. Lo ideal son cinco minutos antes de la hora acordada.
– No pisar comentarios del entrevistador ni adelantarse a sus preguntas. Hay que esperar a que este termine para responder.
– No hablar demasiado, algunos candidatos dan muchos rodeos con sus contestaciones y llegan a perderse. A veces, incluso, me he llegado a aburrir.
– Esperar a que el entrevistador te hable de las condiciones del contrato, hay mucha gente que nada más entrar te pregunta por su sueldo. Para poder hacer esta pregunta hay que escuchar lo que se ofrece y si estás capacitado para hacerlo.
– No comer chicle y tener el móvil en silencio.
– Para acabar, tampoco se puede decir que tienes prisa porque eso significa que te interesa poco. Aunque parezca mentira, algunas personas lo han hecho.

¿Nos puedes contar algún caso real que te haya pasado con alguien y haya servido para no contratarlo?
Hay muchos casos reales que si los cuentas la gente ni te cree. Hace poco entrevisté a una candidata que tenia 29 años y se presentó con su madre en la entrevista. Otra mujer trajo a su hija, de unos 7 años, y no me dio ninguna explicación. Un candidato se presentó en chandal para un puesto de ejecutivo. Una chica no dejó de mirarme fijamente a los ojos en toda la entrevista y un chico, por el contrario, contestó a las preguntas con la cabeza agachada y fue incapaz de mirarme ni una sola vez.

Por tu experiencia en el sector, ¿la gente va preparada a las entrevistas?
Hay de todo. Hay gente que tiene las preguntas más que preparadas, casi memorizadas, y les sorprendes cuando no se esperan una pregunta, titubean durante un tiempo hasta responder. Pero hay que reconocer que hay personas que se toman las entrevistas en serio y que realmente están preparadas aunque luego no encajen en el perfil que buscas.

¿Tienes algunas preguntas trampa para saber cómo es el entrevistado?
Y tanto, en todas las entrevistas hay preguntas trampa. Por ejemplo, hay preguntas que se repiten para saber el nivel de coherencia y sinceridad. Otras son de cultura general y teóricas, y otras personales e íntimas para saber cómo las responden.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

twenty − ten =